ENTREVISTA

BARRIO SUAREZ MUJICA

EL DIFÍCIL PROCESO DE DECLARARLO ZONA TÍPICA

En una íntima conversación, vecinos de la organización cuentan el complejo camino que ha significado el proceso para proteger el patrimonio cultural, social y arquitectónico con que cuenta el barrio.

por Camila Gómez Bolbarán
fotos por Barrio Suarez Mujica

El barrio Suárez Mujica comenzó a surgir alrededor de los años 30 en lo que hoy es la comuna de Ñuñoa. Las construcciones que lo caracterizan son únicas en la capital, sus variados estilos provienen de la influencia de inmigrantes italianos, judíos, árabes, españoles y alemanes que llegaron a la zona.

Jaime Rodríguez, Jorge Lira, Francisco y Teobaldo Brugnoli, Viterbo Castro y más; pudieron expresar estilos de arquitectura francesa, inglesa, ecléctica, influenciados en el racionalismo, Art Deco, neoclásico, entre otros.

A esto se le une el valor cultural y social que se ve expresado en las plazas, iglesias de diversas religiones, colegios, comercios, fábricas y locales que crecieron en el barrio. Esto hizo que generaciones enteras interactuaran entre sí hasta el día de hoy, vecinos que por la modernización están intranquilos.

Este legado se está viendo constantemente amenazado por inmobiliarias que buscan comprar terrenos, demoler casas y pasar a construir, generalmente, edificios de departamentos u otros. Esta situación ya ha ocurrido y sigue sucediendo, por esto los vecinos siguen tomando acciones para prevenirlo.

Es por esto, que la gran mayoría de los vecinos del barrio Suarez Mujica están llevando hace más de ocho años una lucha para que sea declarado como una Zona Típica, y que esta área (ubicada entre José Domingo Cañas, las avenidas Irarrázaval, Pedro de Valdivia, Grecia y Lo Encalada), sea protegida por el Consejo de Monumentos Nacionales.

El detallado expediente fue ingresado el 28 de diciembre de 2016 al Consejo de Monumentos Nacionales, el cual fue aprobado de forma unánime el 24 de enero de 2018. El 8 de marzo de 2018 la ministra de Educación, Adriana Delpiano firma el decreto y éste fue enviado a Contraloría.

El 13 de marzo, es retirado debido al cambio de Gobierno; y es reintegrado sin observaciones ocho días más tarde. Nuevamente se retira el 18 de abril, y se pide revisar dos observaciones, que llevaron meses en subsanar.

«Hay algo muy emotivo detrás cuando uno empieza a registrar todo lo que ha pasado acá (…) me fui un tiempo y al volver con mis hijos dije: Chuta, esto se podría perder, perfectamente podría desaparecer»

En agosto, el actual subsecretario del nuevo Ministerio de las Culturas, de las Artes y el Patrimonio, Emilio de La Cerda, confirma la subsanación de las observaciones; e ingresa el decreto para la revisión, validación y firma de la actual ministra Consuelo Valdés. Este es el único paso que queda para que el barrio sea declarado Zona Típica.

La organización Barrio Suárez Mujica, cuya presidenta es Erika Marambio, se reunió con el equipo de Revista Álbum para darnos a conocer la actualidad de este complejo proceso que aún no termina; tomando en cuenta los diversos obstáculos que han tenido y los pasos que deben seguir para declararse como Zona Típica.

¿Cómo se fue formando esa organización? Erika Marambio (EM): En función de la Zona Típica, esto partió por una necesidad de darle una formalidad a lo que nosotros queríamos hacer. Nos dimos cuenta que debido a la extensión del polígono a proteger, se requería unir a las juntas de vecinos involucradas en la Zona Típica. Es decir, se necesitaba de una organización que representara ésta necesidad y a través de esta instancia sería más apropiado establecer contacto con los/as vecinos y vecinas del sector, generar espacios de participación, tener mejor acceso a los medios de comunicación, visibilizar nuestra causa y destacar este problema tan importante para la comunidad. Se necesitaba una organización mayor, que fuera una especie de paraguas y que agrupara a las juntas vecinales del sector.

¿Cómo definiría el barrio Suárez Mujica? Loreto Söhrens (LS): Se compone principalmente de migrantes. De palestinos, italianos, alemanes, y más. Hay familias que nacieron de acá, en mi caso desde mi bisabuela. Son muchas historias, están todas nuestras raíces acá. Mauricio Fajuri (MF): Bueno, de hecho, la historia mía en este barrio, nace el año 45 cuando mi abuelo que era constructor, italiano, se casa con mi abuela alemana, y la primera casa que construyeron es una en la calle República de Israel, que es donde ahora yo vivo. La mayoría de las casas son herencias familiares. Hay algo muy emotivo detrás cuando uno empieza a registrar todo lo que ha pasado acá. Por eso yo me empecé a involucrar en la organización, porque como yo había nacido en este barrio, me fui un tiempo y al volver con mis hijos dije: Chuta, esto se podría perder, perfectamente podría desaparecer, como les ha sucedido a otros barrios por torres de edificios. Entonces yo pensé que una forma de dejarle algo a mis hijos, es que el día de mañana, ellos, por último, recorran este barrio y digan que vivieron conmigo, que esta casa la construyeron mis bisabuelos, no perder esas partes de la vida de uno. MF: Este barrio se identifica por su diversidad, tanto de personas, como de la gente que vive aquí. em: Incluso se ven oficios que se han perdido en otros lados, afilador de cuchillos, limpiadores de somier, el diarero, etc. Cristian Lewis (CL): Algunas casas, su estilo es tan valioso que hemos visto cómo graban películas, teleseries. Eso habla también de un barrio con carácter.

«Nos dimos cuenta que teníamos gran capacidad de organización, de salir a la calle, de volantear y pedir firmas, ir a lugares; a creernos que podíamos ir por más, por la zona típica»

¿Cuándo comenzaron a notar de que el barrio estaba siendo amenazado? EM: Nos empezamos a sentir muy presionados y asediados por las inmobiliarias; nos dejaban correos, cartas, ofertas, tarjetas de corredores, etc. Pero la situación menos favorecedora era con la junta de vecinos de ese entonces, no actuaba en función de las necesidades de los vecinos. Necesitábamos recuperarla para trabajar en aquellos temas definidos y prioritarios para los vecinos; estuvo mucho tiempo en manos de personajes que no cumplían esta labor y no hacían nada. MF: Fue muy nefasto. LS: Había mucho de corrupción también. em: Corrupción en conjunto con el municipio. Teníamos el sentimiento de que queríamos hacer algo, y no podíamos expresarnos en las reuniones. Esto coincidió con la llegada de Andrés Morales, arquitecto, vecino y actor importante para el barrio. Desde su experticia profesional y la de su equipo técnico, colaboraron para generar espacios de participación con la comunidad para definir lo que necesitábamos, elaboraron también el expediente que se entregó al Consejo de Monumentos. EM: Él reunió a las tres juntas de vecinos, bueno, cuatro que eran en un inicio; y nos explicó qué era lo necesario para protegernos; porque no teníamos claro cuál era el instrumento que representara de mejor modo la protección del barrio, si era la zona típica, patrimonio histórico u otra. Empezamos a descubrir que efectivamente el barrio contaba con un alto valor, patrimonial y también cultural y social. Fue en esos encuentros en que nos dimos cuenta de que necesitábamos organizarnos y hacer algo al respecto. Daniela Berríos (DB): Hay que contextualizar que uno no solamente vive en este núcleo del barrio Suárez Mujica, uno camina por Ñuñoa, por Providencia y uno ve como barrios donde uno creció van desapareciendo. Se ve como se llenan de edificios. em: Uno empieza a decir esto me va a pasar a mí. Ahí partimos y comenzamos a participar en las mesas que nos invitó el Municipio, estas tenían como objetivo modificar el plan regulador comunal. Hicimos un tremendo esfuerzo con una consulta a más de dos mil personas, con la intención de bajar la altura de cinco, siete pisos a tres pisos como máximos. Y lo logramos. EM: Nos dimos cuenta que el Municipio dividió en mesas a la comuna, una decisión no menor porque esto significaba no tener y considerar la comuna en su conjunto. Independientemente de esta estrategia a nosotros nos benefició mucho, logramos nuestros planteamientos, a diferencia de otros sectores que no les fue tan bien. Nos dimos cuenta que teníamos gran capacidad de organización, de salir a la calle, de volantear y pedir firmas, ir a lugares; a creernos que podíamos ir por más, por la zona típica. Fue un impulso para seguir avanzando en el expediente.

¿Cuáles han sido las principales limitaciones con las que se han encontrado? MF: Yo creo que, entrecomillas, los contravecinos que tenemos; que no lo vemos como un conflicto, pero sí, es un obstáculo. CL: Pienso que los que estaban contrarios a la zona típica, trataron de debilitar la institucionalidad, diciendo quizás esto no es tan importante; hay un derecho que está sobre esto (refiriéndose al derecho a la propiedad), y cuestionar el decreto. EM: Otro obstáculo es que hemos tenido que aprender y hacernos expertos en distintos temas en poco tiempo. Por ejemplo: Cómo establecer y orientar la ley de monumentos y otros temas legales. Nos asociamos con otras organizaciones y hemos aprendido de ellas sobre patrimonio. MF: Una de las cosas en las que uno siempre topa en proyectos de esta naturaleza es, por una parte, la falta de interés de algunos vecinos. Hay una desinformación enorme y un empoderamiento nulo. Las primeras veces en que fuimos a hacer esas encuestas, a veces nos abrían la puerta, a veces nos recibían el volante. Le pega a uno en el sentimiento, porque uno va con buena intención y de vuelta solo te preguntan si es que le van a bajar las contribuciones. Esos son obstáculos. Creo que hemos ido logrando motivar a la gente, pero hay un camino enorme.

¿Cuál (es) es (son) el (los) mayor (es) temores que tienen actualmente?Considerando que han habido demoliciones de casas emblemáticas, y el rechazo de las observaciones que le hicieron al plan regulador impulsado por el municipio.EM: Tenemos varias amenazas diría yo. La más aterradora es que no seamos declarados como Zona Típica. Pero nosotros vamos a seguir insistiendo, ya llevamos cinco años en esta pelea, no podemos llegar y tirar la esponja. Menos ahora que tenemos mucho apoyo y más vecinos participando. LS: El proceso tiene que seguir su curso, aunque lo dilaten, no puede no seguir. Pero sí, puede ser muy lento. DB: Y vemos como siguen demoliendo casas… EM: Por eso necesitamos que los medios de comunicación también nos apoyen para denunciar e informar. Al respecto, tenemos un programa radial llamado Guardianes del patrimonio, el cual se emite en la radio Juan Gómez Milla, se transmite todos los martes a las 20:00 horas por la señal de internet, intentamos que este programa refleje la contingencia comunal, sus principales problemáticas, iniciativas e invitamos a los distintos actores sociales y políticos involucrados.

«Yo pensé que una forma de dejarle algo a mis hijos, es que el día de mañana, ellos, por último, recorran este barrio y digan que vivieron conmigo, que esta casa la construyeron mis bisabuelos, no perder esas partes de la vida de uno»

¿Cuál es el plan de acción que tienen a futuro? EM: Dentro de los proyectos que tenemos está publicar el expediente del Barrio Suárez Mujica. El cual tiene un valor muy importante, porque está muy bien hecho y fundamentado técnicamente. En él se encuentran muchas historias valiosas del barrio, narraciones entregadas por los propios vecinos a través de cartas y fotografías apelando a la memoria y explicando lo que significa vivir en este barrio. Queremos editarlo y publicarlo.

Tenemos un proyecto de una plaza de bolsillo, estamos haciendo las gestiones con el encargado de este proyecto para analizar lugar y factibilidad y con la Universidad del Desarrollo para la implementación a través de la escuela de Arquitectura.

También estamos evaluando otra línea de proyectos relacionada a la educación, algunos establecimientos educacionales ubicados en el sector nos han solicitado talleres sobre patrimonio dirigido a los alumnos con el objetivo de introducirlos a estas temáticas y para generar conciencia respecto a eso.

¿En qué situación están actualmente respecto al ámbito legal de declarar la zona típica? EM: Tuvimos un seminario con la municipalidad, con el subsecretario Emilio De la Cerda, nos volvió a reiterar que cumplimos con los requerimientos legales. Nos dijo que ya están subsanadas las observaciones, él ya firmó el oficio y éste fue enviado al Ministerio de La Cultura para que ministra Consuelo Valdés lo firme. El camino ahora sería que se firme y se vaya a Contraloría y luego ser publicado en el Diario Oficial. Son buenas noticias. MF: Nosotros con la experiencia que hemos tenido, también queremos decir que como organización estamos dispuestos a conversar, para guiar y orientar también. Ya que es difícil partir porque uno no sabe bien adónde va. Aquí se mezclaron muchos conocimientos, profesiones, varias cosas. No fue como empujar un carro con los ojos cerrados.

Poniéndonos del otro lado, si es que llega a ser exitosa la declaratoria de zona típica, ¿Qué harían y cuáles serían los pasos a seguir?EM: Haríamos una gran fiesta en el barrio, yo creo que nos merecemos algo así, porque ha sido mucha pega. Lo que se viene es definir el reglamento que va a regir para la zona típica, queremos que todos participen. En eso ya estamos trabajando con el Consejo de Monumentos. Este producto es importantísimo ya que es una oportunidad para que, en conjunto con el Municipio, el Consejo y la comunidad discutamos y acordemos las definiciones de este reglamento. Queremos hacer varios talleres y actividades para poder llegar a un documento final. MF: El foco está en mantener en buenas condiciones el barrio, apoyar a los vecinos a cuidar las casas, etc. DB: La Zona Típica asegura la protección, pero no la mantención. CL: En mi caso, hay muchos vecinos que llegan y construyen cualquier cosa, y no respetan ningún reglamento, ni permisos. EM: La organización las juntas de vecinos involucradas en este sector, tendrán un rol bien activo para hacer seguimiento, informar y acompañar a los nuevos y antiguos vecinos para que efectivamente cumplan lo que determine el reglamento y lo que implica ser zona típica. Se pueden hacer modificaciones, pero siempre y cuando se mantenga dentro del diseño y en eso vamos a tener que estar muy atentos.

BARRIO SUÁREZ MUJICA ES DECLARADO ZONA TÍPICA

El día miércoles 28 de noviembre, se publicó en el Diario Oficial, el documento que acredita que el Ministerio de las Culturas, las Artes Y Patrimonio declara oficialmente al Barrio Suárez Mujica como Zona Típica.

A través de un comunicado, la Organización Suárez Mujica declaró lo siguiente: Después de un largo proceso, y luego de transitar por más de diez meses por dos administraciones de gobierno, a partir de hoy somos oficialmente Zona Típica… Es una ganancia para todos, ya que este decreto preserva el valor social, cultural, ambiental, arquitectónico. En definitiva, preserva la vida del barrio que tanto queremos proteger. Á

DESCARGAR PDF

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *