ESCRITO

EQUIPOS Y MÁQUINAS DEL LICEO INDUSTRIAL DE SAN FERNANDO. PATRIMONIO HISTÓRICO DE LA ENSEÑANZA TÉCNICO-INDUSTRIAL EN CHILE

Víctor León Vargas
Profesor de Estado para la Enseñanza Industrial Mención Mecánica. Universidad Técnica del Estado, Chile.
San Fernando, Chile.

Cristian Urzúa Aburto
Magíster en Historia. Universidad de Santiago de Chile, Chile.
Profesor de Historia y Ciencias Sociales. Universidad Andrés Bello, Chile.
Licenciado en Historia. Universidad de Chile, Chile.
Santiago, Chile.

Resumen
Este artículo tiene por objetivo poner en valor los equipos y máquinas históricas del Liceo Industrial de San Fernando a través de su historización, caracterización e interpretación. Se propone que el valor de estas piezas reside en formar parte del proceso de industrialización provincial de la primera mitad del siglo XX y en la asistencia prestada en la educación técnico-industrial de cientos de estudiantes de la Región de O’Higgins. Se destaca además el carácter excepcional de estas piezas por el componente humano que le da uso y sentido, cuyo conocimiento experto ha contribuido a la restauración de bienes patrimoniales de alta significación local con el trabajo cooperativo de profesores y alumnos. Por último, se establece que la musealización de estas piezas es una acción prioritaria para su conservación que contribuiría a fomentar la memoria histórica del liceo.

Palabras claves: patrimonio industrial, educación técnica, patrimonio industrial mueble, museo escolar


Equipment and machines of the Industrial School of San Fernando. Historical heritage of tecnical-industrial education in Chile

Abstract
This article aims to value the equipment and historical machines of the Industrial School of San Fernando through its historicizing, characterization and interpretation. It is proposed that the value of these pieces lies in being part of the provincial industrialization process of the first half of the 20th century and in the assistance provided in the technical-industrial education of hundreds of students in the O’Higgins Region. It also highlights the exceptional nature of these pieces by the human component that gives use and meaning, whose expert knowledge has contributed to the restoration of heritage assets of high local significance with the cooperative work of teachers and students. Finally, the museological states that these pieces is a priority for conservation action would help to promote the historical memory of high school.

Key Words: industrial heritage, technical education, furniture industrial heritage, school museum


INTRODUCCIÓN

El Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) ha indicado la necesidad de catalogación, registro, investigación, mantenimiento y conservación del patrimonio industrial, con énfasis en los procesos de educación y formación profesional, y en la creación de material educativo para estudiantes de primaria y secundaria (2003: 4). Estas acciones, siguiendo a Migone (2003: 17), permitirían «(…) darlo a conocer y difundirlo, generando y recreando mayor valor sobre sí mismo. Valor que deberá transformarse en protección como primer paso, para luego establecer las medidas de gestión sobre este patrimonio».

En Chile, el patrimonio industrial no ha sido del todo reconocido y valorado, a diferencia de otros tipos de bienes culturales; es por ello que su puesta en valor y activación se convierten en acciones fundamentales para su salvaguarda. Si bien se ha declarado como patrimonio protegido un número importante de bienes industriales bajo las categorías de Zona Típica o Monumento Nacional, la «(…) tendencia ha sido de proteger edificios antes que objetos y piezas individuales antes que sectores o espacios industriales» (Ibarra, 2015: 42). Menos aún se ha valorado el elemento humano que le da vida y significado a este tipo de patrimonio.

Esta investigación busca contribuir a la puesta en valor de un patrimonio industrial mueble perteneciente al Liceo Industrial de San Fernando –consistente en un conjunto de doce equipos y máquinas históricas usadas para la enseñanza técnico-industrial– a través de la realización de un inventario, su contextualización histórica, estimación de su valor social y la generación de una propuesta para su conservación y exposición. El inventario se apoya en un registro previo realizado por profesores y alumnos del liceo que ha sido actualizado por los autores, apoyado de prospecciones en terreno e indagación de fuentes bibliográficas y documentales.

La hipótesis que guía este trabajo indica que el Liceo Industrial de San Fernando posee un conjunto de equipos y máquinas que representan la materialidad histórica de la enseñanza técnica-industrial en Chile durante el siglo XX, patrimonio escolar sanfernandino que, por su valor material e intangible, es susceptible de ser musealizado para su conservación, investigación y difusión. Éste constituye un patrimonio industrial único que presenta varias particularidades, por: a) constituir una materialidad industrial-escolar histórica; b) el saber de profesores y alumnos que ha dado vida útil a estas piezas; y c) su capacidad de restaurar patrimonio cultural a partir del saber acumulado.

ASPECTOS TEÓRICOS Y CONCEPTUALES

La Carta de Nizhny Tagil sobre el Patrimonio Industrial indica que «El patrimonio industrial se compone de los restos de la cultura industrial que poseen un valor histórico, tecnológico, social, arquitectónico o científico», lo cual incluye desde edificios y maquinaria, talleres, molinos o fábricas, hasta «(…) los sitios donde se desarrollan las actividades sociales relacionadas con la industria» (TICCIH, 2003: 1). Distinto a otras tipologías patrimoniales, el patrimonio industrial se puede caracterizar por su funcionalidad, diseñado para dar la máxima eficacia en el trabajo, además del hecho de no constituir elementos únicos, sino que son producidos en serie, razón por la cual su selección se convierte en una tarea prioritaria (Casanelles, 2007: 63). Pese a ello, este criterio de selección se ve facilitado cuando los bienes industriales comienzan a ser escasos.

En Europa, un tratamiento predominante en torno al patrimonio industrial se encuentra en el estudio y rehabilitación de grandes extensiones territoriales con la construcción de ecomuseos o parques patrimoniales, cuyo fin es rescatar complejos industriales de manera integral, especialmente con enfoque turístico (Álvares-Areces, 2008 y Pardo, 2008). Sin embargo, en nuestro caso, lo que ha perdurado en el tiempo no es la infraestructura escolar, más reciente y reconstruida en varias ocasiones, sino los equipos y máquinas, vestigios materiales del pasado del liceo, cuya eventual musealización busca resguardar dicho pasado para fines educativos, sociales y culturales.

En el contexto del mobiliario y material escolar, los equipos y máquinas constituyen parte fundamental del proceso pedagógico en el espacio del taller, complemento del aula, donde el conocimiento teórico se ejercita en la práctica. Ciertamente tienen un origen distinto (industrial), pero por su diseño y función permiten su acondicionamiento para fines educativos y museológicos. Como indica Casanelles (1998), el patrimonio industrial es fundamentalmente un patrimonio didáctico «(…) cuya conservación no se realiza para ser contemplado como obra maestra sino para que a través suyo se comprenda una parte de la historia social y económica de una época» (17).

Pero este mobiliario escolar-industrial es más que sólo materialidad, pues de su trayectoria histórica emergen significados cambiantes en el tiempo, de modo que con su uso «(…) tanto muebles como material didáctico van tiñéndose de patrimonio, en una transformación, a veces lenta, en la que adquieren una dimensión más allá de lo físico, en donde emergen nuevos y antiguos discursos, en donde se entrecruzan relatos e historias personales y colectivas» (Orellana y De la Jara, 2008: 28). De la relación de aquella materialidad con la comunidad del liceo –de alumnos, profesores, directivos y apoderados– se va forjando históricamente una identidad liceana.

En suma, la particularidad de los equipos y máquinas, su doble naturaleza de pieza industrial y mobiliario escolar, pone a estas categorías patrimoniales en un punto de encuentro, de cuya mixtura –se propone– surge el concepto de patrimonio técnico-industrial pedagógico, es decir, equipos y máquinas industriales usados para la enseñanza técnica –como el torno, esmeril o fresadora, entre otros artefactos–, dotados de un valor material, histórico, social y científico.

ORIGEN Y TRAYECTORIA HISTÓRICA DEL LICEO INDUSTRIAL DE SAN FERNANDO

En San Fernando, capital de la Provincia de Colchagua, la industria local se formó sobre la base de las necesidades agrícolas, por lo que desde mediados del siglo XX, para la construcción, operación y arreglo de la maquinaria agrícola de las haciendas e industrias del valle colchagüino fue necesaria la disposición de un cuerpo de técnicos capacitados para apoyar el trabajo mecanizado en el agro. Con ese objeto, se crea el Liceo Industrial de San Fernando.

El liceo tiene su origen en la antigua Escuela de Artesanos creada por iniciativa de Jorge Santelices Fuenzalida y bajo el auspicio del presidente Pedro Aguirre Cerda, quién dio prioridad al desarrollo agrícola del país construyendo las Escuelas de Artesanos, pues en las provincias no había una educación especializada para la construcción moderna (Franko, 1941: 4-5). Así, se crean por Decreto del 22 de marzo de 1941 escuelas industriales desde Ovalle hasta Puerto Montt (Ministerio de Educación Pública, 1941: 5).

Por entonces, la Provincia de Colchagua carecía por completo de Escuelas de Continuación por lo que, fuera de los liceos de niñas y hombres, no existían opciones de desarrollo profesional, siendo notoria, además, la escasez de artesanos y obreros preparados. «Escasamente existen aficionados muy mediocres, verdaderos chapuceros, que han desprestigiado la artesanía en sus diversas manifestaciones (…)», consignaba un informe de la época (Gálvez, 1937: 1-2). Ello precisaba la profesionalización en áreas necesarias para el desarrollo industrial del país, pero también para ocupar a la población flotante.

En septiembre de 1941, el director del establecimiento solicita la suma de cien mil pesos para destinarlo al pago de maquinarias, herramientas y enseres comprendidos en la adquisición de la Fundición Asturias, de propiedad de Hernán Joglar, pago que tenía por objeto también facilitar la formalización de la compra del bien raíz donde se ubicaría la Escuela de Artesanos (Santelices, 1941: 1). El acuerdo se confirmó y la escuela comenzó a funcionar el 7 de abril de 1942 con dos cursos de 74 alumnos. Las especialidades con las que se inició comprendían Mecánica, Mueblería, Herrería, Carrocería, Cursos de Herraje y de Maquinistas Agrícolas (Franko, 1941: 14), es decir, todas aquellas destrezas necesarias para la vocación agraria del territorio.

IMG 01 ESCUELA DE ARTESANOS
IMG 01 Autor desconocido (1944). Alumnos y profesores de la Escuela de Artesanos de San Fernando, precursora del Liceo Industrial. San Fernando, Chile.

En 1951 pasa a denominarse Escuela Industrial de Segunda Clase y en 1978, con la Promulgación de la Ley de Carrera Docente, como Liceo Industrial A-Nº 21. El liceo fue enriqueciendo su infraestructura, modernizando sus máquinas y equipos y aumentando la planta de alumnos. Los planes y programas cambiaron, al igual que las especialidades técnicas. Hasta 1986, el liceo fue administrado por el Ministerio de Educación, momento cuando se traspasa a la Corporación de Desarrollo Social del Sector Rural (CODESSER), dependiente de la Sociedad Nacional de Agricultura, y en 1997 a la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) (Liceo Industrial de San Fernando, 2018).

Desde entonces, generaciones de estudiantes de la Región de O’Higgins han estudiado en el liceo aprendiendo en las distintas especialidades con la ayuda de las piezas industriales y el saber de sus profesores.

EL PATRIMONIO TÉCNICO-INDUSTRIAL PEDAGÓGICO DEL LICEO

El patrimonio del Liceo Industrial de San Fernando comprende doce equipos y máquinas de una antigüedad que se extiende desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Una parte de las piezas del liceo pertenecieron previamente a la Fundición Asturias, adquirida en 1942 por el Ministerio de Educación para la conformación de la Escuela de Artesanos. Su factura tiene procedencia diversa: de origen alemán, sueco, inglés, estadounidense y también nacional, pues el Torno de Madera y Fragua fueron construidos integralmente en el liceo. La mayoría sirvió a la especialidad de Mecánica Industrial (ocho piezas), mientras que el resto se reparte entre las especialidades de Estructuras Metálicas, Terminaciones en Construcción y Mecánica Automotriz.

Tabla
TAB 01 Elaboración propia en base a Fichas de Registro del Patrimonio Industrial Pedagógico del Liceo Industrial de San Fernando (Liceo Industrial de San Fernando, 2017).

La fuerza motriz de estas piezas deriva de energía muscular, hidráulica, eléctrica y combustión interna. Antiguamente, la fuerza hidráulica del otrora canal de Junín de la ciudad sirvió para activar las máquinas de la especialidad de Mecánica Industrial, pero cuando ésta no tenía suficiente fuerza, se utilizaba el Motor Eléctrico Siemens de 1935 de 15 K.W. De igual modo la Cepilladora funcionó inicialmente con las aguas del canal, pero posteriormente fue acondicionada al motor eléctrico. Otras máquinas fueron también adaptadas, como la Limadora con la instalación de un motor eléctrico independiente desde 1961. El Tractor Bulldog Lanz, por su lado, funcionaba por combustión interna y el Yunque y Fragua con fuerza física.

IMG 02 TRACTOR LANZ
IMG 02 Urzúa, C. (2017). Tractor Bulldog Lanz de 1935 como ornamento en el patio del liceo. Sirvió para que los alumnos de la especialidad de Mecánica Automotriz aprendieran a conducir. San Fernando, Chile.

La mayor parte de los equipos y máquinas están sin uso, siendo reemplazados por artefactos modernos. Su estado de conservación es variable de acuerdo a cada caso: algunas piezas fueron restauradas y se encuentran en operación (tres), mientras que otras tienen una condición regular pero con la posibilidad de ser restauradas (nueve). Por ejemplo, el Torno Universal Nº 1 se puede dejar funcionando al vacío para uso didáctico, mientras que el Motor Eléctrico puede quedar operativo con la reconstrucción de una polea faltante. Un aspecto común a estas piezas es el fuerte desgaste por el uso intensivo y prolongado, habitual en el proceso pedagógico. Pese a ello, la mayor parte de éstas puede ser restaurada para quedar operativa con fines museográficos. Una ventaja es que los profesores del liceo poseen los conocimientos y experiencia para poder recuperar la maquinaria defectuosa.

IMG 03 FRESADORA
IMG 03 Urzúa, C. (2018). Fresadora Universal de 1942. Sirve para el tallado de piezas mecánicas. San Fernando, Chile.

Cabe mencionar que recientemente el Taller Mecánico Colchagua ha obsequiado al liceo un conjunto de máquinas y equipos del pasado industrial sanfernandino. El 2017, la familia de don Enrique Rebeco Calderón, dueño del taller, donó estas piezas por el fallecimiento de su dueño y cambio de rumbo del taller (de mecánico a automotriz), el que funcionó desde 1930 hasta el 2016. Entre las piezas adquiridas –todas operativas– figuran un torno mecánico paralelo con bancada plana marca Pitt Brothers fabricado en Inglaterra entre 1852 y 1882, un taladro de columna con poleas planas a la vista con motor eléctrico, de marca y fabricación indefinida, más dos tornillos herreros.

Como se ve, las piezas han tenido trayectorias complejas, situándose en instalaciones distintas, con acondicionamientos y reconversiones energéticas, que de un uso netamente industrial y pedagógico después, se les reconoce hoy como bienes culturales con un valor patrimonial que se estima necesario conservar.

PATRIMONIO QUE (RE)CONSTRUYE PATRIMONIO

El liceo industrial ha prestado un valioso aporte a la comunidad de San Fernando y la Provincia de Colchagua a través de los trabajos realizados en el taller de Patrimonio Cultural iniciado en 1984 por Víctor León Vargas junto a otros colaboradores. El conocimiento y experiencia en el uso de estas piezas ha permitido la construcción y la restauración de parte del patrimonio sanfernandino, realizando un aporte invaluable a la conservación de la materialidad histórica local, a través de iniciativas colectivas que han surgido del liceo.

Un ejemplo de ello es que en 1983 se construye una réplica de la reja colonial de la casa de Rastrojos donde estuvo el guerrillero Manuel Rodríguez, la que fue cambiada a su dueño Víctor Celis por la original, actualmente en exhibición en el Museo Lircunlauta de San Fernando. Al año siguiente, se restaura y se construye una cureña para un cañón de artillería de la época de la independencia perteneciente al mismo museo. En 1987, se realiza la restauración estética de la locomotora a vapor Tipo 57 Nº 607 y el siguiente año, la misma operación para un locomóvil de 1882. 

IMG 04 ESTUDIANTES DEL LICEO
IMG 04 León, V. (1987). El profesor Víctor León, Ian Thomson y los alumnos del Liceo Industrial de San Fernando recibiendo un reconocimiento tras la restauración estética de la Locomotora a vapor Nº 607. San Fernando, Chile.

Un trabajo que tuvo un impacto positivo a nivel regional fue la restauración operativa de la locomotora a vapor Nº 607, a la que se le construyeron 250 piezas en talleres del liceo, principalmente en la especialidad de Mecánica Industrial; gracias a la labor de intervención de la locomotora, ésta es declarada Monumento Histórico Nacional en 1996. Junto con señalar su valor histórico, su expediente indica que «(…) en 1987 llegó esta locomotora a San Fernando siendo restaurada por alumnos del profesor Víctor León, ferroviarios activos y jubilados con apoyo de las Instituciones y la comunidad de San Fernando» (Ministerio de Educación, 1996). Desde el 2004, la locomotora se incorporó al proyecto turístico Tren del Vino, sirviendo al desarrollo turístico del valle de Colchagua hasta que el terremoto de 2010 dejó la vía inoperable y, por ende, fuera de circulación al tren.

Por lo indicado, además de su valor histórico, representativo de la educación técnico-industrial en Chile, el valor agregado de estos equipos y máquinas reside también en el grupo humano que le ha dado uso y significado, el que ha tenido en el pasado un rol fundamental en los procesos de restauración de los bienes culturales de interés local, condición que las convierte en un patrimonio industrial excepcional que es necesario conservar.

ELEMENTOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA GALERÍA DE PATRIMONIO INDUSTRIAL PEDAGÓGICO

Los valores históricos, socioculturales y educativos de las piezas reseñadas presentan una oportunidad para la construcción de un espacio de memoria histórica del Liceo Industrial de San Fernando que, junto a otros elementos patrimoniales, contribuya a la conformación de lo que se propone sea un museo escolar-industrial. En el 2011, las piezas fueron postuladas a la categoría de Monumento Histórico Nacional, pero el Consejo de Monumentos Nacionales estimó que faltaba ponerlas en valor a través de la contextualización de las máquinas en un ambiente apropiado, por lo que su musealización se convierte así en una iniciativa prioritaria para su conservación y protección formal.

Siguiendo el diagrama denominado Galería de Patrimonio Industrial Pedagógico, se presenta una propuesta museográfica que detalla la distribución de las máquinas y equipos ordenados por tipo de energía (de izquierda a derecha): muscular, hidráulica, eléctrica y a combustión. Junto a éstas, hay otras máquinas y equipos proyectados que fueron donados o se encuentran encargados para completar la exposición. Se pueden añadir además otros elementos históricos pertenecientes al liceo (utilería escolar, fotografías, etc.) de manera de enriquecer la colección y reforzar el guion museológico. 

IMG 05 PLANO MUSEO
IMG 05 León, V., Mellado, L. y Escobar, E. (2012). Plano de la Galería de Patrimonio Industrial Pedagógico para el Liceo Industrial de San Fernando. San Fernando, Chile.

Un desafío de este proyecto es la construcción misma del espacio museal, el que se podría erigir en un terreno baldío que el liceo posee o bien ocupar eventualmente algún galpón de los existentes. Para ambos casos la musealización de las piezas es onerosa, por lo que el financiamiento puede provenir de fondos concursables o recursos regionales para su ejecución. Pese a ello, el costo puede amortiguarse con el capital humano y equipos que el mismo liceo posee. Un dato relevante es que se aprobó un proyecto de reconstrucción del liceo con fondos públicos, lo cual constituye una oportunidad para incluir un espacio museal en su planificación.

Por lo dicho, la centralización de estas piezas históricas en un espacio común permitiría, junto a su resguardo y conservación, consolidar una trama narrativa que potencie los procesos educativos e identitarios de la comunidad liceana. Este proyecto presenta además la oportunidad de constituirse en una empresa colectiva que integre a toda la comunidad educativa, lo que le otorga un valor agregado a los procesos de activación patrimonial y permiten su sostenibilidad en el tiempo.

REFLEXIONES FINALES

La presente investigación permitirá al lector, y en particular a los actores locales, hacerse una idea sobre la importancia de los equipos y máquinas estudiados, de la prioridad de su rescate frente a su inminente deterioro o destrucción, así como también introducir elementos preliminares sobre su intervención y gestión futura. En términos teóricos, problematiza la categoría de patrimonio industrial, explorando sus alcances y limitaciones, a través de bienes culturales atípicos y de origen reciente.

Este estudio propone una nueva categoría patrimonial denominada patrimonio técnico-industrial pedagógico, que se aleja de las perspectivas que priorizan los conjuntos industriales y su materialidad, para situarlo en el contexto de la educación técnica y enfatizando el rol de las personas y sus circunstancias históricas. Ello lo convierte en un patrimonio industrial excepcional, que de ser posible su musealización, se convertiría en un espacio único en su clase, lugar de exhibición de un patrimonio escolar-industrial, nodo de convergencia de la comunidad educativa, donde ésta pueda reencontrarse con su pasado y proyectarse hacia el futuro.

Para el 2019, se plantea la reconstrucción del Liceo Industrial de San Fernando, por lo cual lo expuesto constituye un antecedente para que en la propuesta arquitectónica se establezca un espacio para la protección de estas piezas. Para ello, es necesario unir la voluntad institucional y/o política y movilizar recursos en un territorio donde una parte de su patrimonio cultural no está protegido ni puesto en valor y se encuentra, por tanto, vulnerable a las externalidades; esta situación, sin embargo, se ha comenzado a revertir gracias a la acción de sujetos y agrupaciones locales que están luchando por rescatar aquellos elementos representativos de su identidad. Á

DESCARGAR PDF


REFERENCIAS
Álvarez-Areces, M. (2008). Patrimonio industrial. Un futuro para el pasado desde la visión europea. Apuntes, Vol. 21, Nº 1, pp. 6-25. Link
Casanelles, E. (1998). Recuperación y uso del patrimonio industrial, Ábaco, 2ª época, Nº 19, pp. 11-18. Link
____ . (2007). Nuevo concepto de Patrimonio Industrial, evolución de su valoración, significado y rentabilidad en el contexto internacional. Bienes Culturales: revista del Instituto Histórico Español, Nº 7, pp. 59-70. Link
Franko, E. (1941). Forjando el Porvenir económico de Chile. Revista de Educación, pp. 2-14.
Gálvez, I. (1937). Al Sr. Director General de Enseñanza Industrial, Don Juan Gantes Arestizabal del Inspector Provincial de Educación Primaria de Colchagua Isaac Gálvez Zúñiga. Dirección Provincial de Educación, Colchagua. Solicita ubicación Escuela de Artesanos en San Fernando. San Fernando, 8 de noviembre de 1937.
Ibarra, M. (2015). Espacios de Memoria. Cien años de patrimonio industrial en Chile (1915-2015). En: Acevedo, P. y Rojas, C. (Edits.). Enapinos. Los campamentos petroleros del fin del mundo. Un patrimonio Industrial por armar. Etapa fundacional (1945-1962). Magallanes: Fondos de Cultura Fondart Regional.
Migone, J. (2003). Preinventario para la catalogación del patrimonio industrial chileno. Universidad Central de Chile, Santiago: Facultad de Arquitectura Urbanismo y Paisaje.
Ministerio de Educación. (1996). Expediente que declara Monumento Histórico la Locomotora a vapor tipo 57 No 607 y su Tamden, ubicada en la ciudad de San Fernando. Consejo de Monumentos Nacionales, 8 de febrero de 1996.
Ministerio de Educación Pública. (1941). Ministerio de Educación Pública. Crea escuelas de artesanos industriales, dependientes de la Dirección General de Educación Industrial y Minera. Santiago, 16 de mayo de 1941.
Liceo Industrial de San Fernando. (2017). Fichas de Registro del Patrimonio Industrial Pedagógico del Liceo Industrial de San Fernando, San Fernando.
____ . (2018). Nuestra Historia. Link
Orellana, M. y De La Jara, I. (2008). Mobiliario y material escolar: el patrimonio de lo cotidiano. Santiago: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos. Link
Pardo, C. (2008). Turismo y patrimonio industrial. Un análisis desde la perspectiva territorial. Madrid: Editorial Síntesis.
Santelices, J. (1941). Sobre adquisición de la Fundición Asturias para la Escuela de Artesanos de San Fernando, Jorge Santelices F., Director General al Ministerio de Educación Pública. Dirección de Educación Industrial y Minera, Santiago, 30 de septiembre de 1941.
TICCIH. (2003). Carta de Nizhny Tagil sobre el Patrimonio Industrial. 17 de julio de 2003. Moscú. Link

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *