PROYECTO

 

¿PARA QUÉ SIRVE RECORDAR? TALLER PATRIMONIAL

[Heritage Workshop: Why Remembering?]

PALABRAS CLAVES: memoria colectiva, identidad, comunidad, barrio
KEY WORDS: collective memory, identity, community, neighborhood

Katherine Vergara Consultora patrimonial, Magíster en Ciencias Sociales de la Universidad de Londres con mención en Patrimonio. Directora de la consultora patrimonial Esencial, docente de la Universidad Santo Tomás e Instituto Esane del Norte y fundadora de Peep Tours, recorridos patrimoniales. Ha representado a Chile en Francia y México, con trabajos sobre relación comunitaria en el desierto de Atacama, educación no tradicional como modelo de traspaso de memoria ancestral y la importancia de la terminología en grupos interdisciplinarios patrimoniales. Ha dirigido talleres de patrimonio para municipalidades y fundaciones cómo Fundación Patrimonio Vivo y Fundación Urbana de Arquitectos del Loa, así como también ha participado en proyectos FNDR y Fondart.

IMG 01 Mendoza, C. 2017 Santiago, Chile.

En el marco de la implementación del programa «Quiero Mi Barrio» por parte de la Secretaría de Planificación de la Municipalidad de San Bernardo, se realizó en julio y agosto del año 2017 el taller patrimonial ¿Para qué recordar?, en la sede social del barrio El Olivo de la misma comuna, a cargo de la consultora patrimonial Katherine Vergara, MSc. Buscando generar un caso de estudio replicable en otras comunas.

IMG 02 Mendoza, C. 2017. Santiago, Chile.

El objetivo principal del taller fue poner en valor la memoria colectiva del barrio como fuente de patrimonio histórico y catalizador para el futuro en comunidad, entendiendo que ciudadanos conscientes de su patrimonio y memoria, son ciudadanos con las herramientas para promover cambios futuros y mejorar su comunidad desde adentro. El taller tuvo dos partes principales, una sobre la memoria propia y otra sobre la memoria colectiva (Molina, 1998). Además se realizó un Taller Inicial para fortalecer el sentido de grupo y derribar las barreras corporales y mentales.

IMG 03 Vergara, K. 2017. Santiago, Chile.

En cuanto al taller de memoria propia, se realizaron actividades lúdicas y de entrega de conocimiento, donde los talleres conectaron a sus participantes con la memoria propia, presente en cada persona, lugares y actividades que forman parte de su quehacer cotidiano, evidenciando que esa herencia es algo que se construye continuamente y que depende directamente de cada uno de ellos para seguir vigente en las futuras generaciones (Burns, 2010). Entender el motivo de por qué es importante recordar y cómo se hace a través de la pregunta ¿Quiénes somos? fue uno de los lineamientos del taller, como desarrollo de los conceptos de identidad, tradición oral y pertenencia.

En cuanto a la memoria colectiva, también se conectó a los participantes con su memoria de barrio y cómo ellos se proyectan como barrio en un imaginario en común propio de las experiencias compartidas en el entorno físico. Entendiendo que recibimos una memoria heredada de la generación anterior y la transformamos para la siguiente generación, la pregunta que motiva esta etapa es ¿Dónde estamos? como desarrollo de los conceptos de memoria colectiva, barrio y comunidad (English Heritage, 2011).

Luego de estos talleres, se realizó un taller final, para procesar como grupo todo lo aprendido hasta ese punto y cómo les ayuda a relacionarse mejor entre ellos y con su barrio. La pregunta clave aquí es ¿A dónde vamos? como desarrollo del concepto de barrio que queremos heredar a otros y la importancia de transmitir la memoria a nuestros hijos.

IMG 04 Vergara, K. 2017. Santiago, Chile.

Los talleres se realizaron con un porcentaje de adultos mayores de 90%-20% y de niños de 10%-80%. Se logró convocar un número de niños y ancianos suficiente para generar un traspaso de conocimiento entre generaciones, y realizar las actividades de manera satisfactoria. Podemos reconocer en este caso de estudio, la importancia de una actividad que permita conocerse entre los participantes y por sobre todo perder el miedo a hablar en público. Esta herramienta, que generalmente tiene bases en el teatro, permite soltar el cuerpo y reírse del otro generando complicidad entre los integrantes (Molina, 1998). Se recomienda siempre dedicar unos minutos a una conversación abierta y distendida antes de comenzar con el taller, para dar la oportunidad a los nuevos asistentes de conocerse.

IMG 05 Mendoza, C. 2017. Santiago, Chile.

La primera actividad, donde los asistentes traen un objeto desde su casa, nos permite como monitores ir armando una imagen mental del barrio, para poder guiar mejor las futuras actividades. En este punto, lo que más se destacó fue la falta de conocimiento de qué es patrimonio. Los asistentes pensaban que sus historias y objetos familiares no eran patrimonio porque no eran conocidos por todos, sino que eran de carácter privado.

Una vez puesto en valor su patrimonio, ellos mismos se empoderan para construir su memoria colectiva, entregando cada vez más historias y antecedentes. Bastó reafirmar el valor de su propia memoria para que se atrevieran a compartirla. Por esta razón tampoco se recomienda este tipo de actividades para grupos de más de 30 personas, ya que se perdería información y el sentido del taller, que es el de empoderar a los fundadores del barrio para compartir su memoria con los niños. Á

DESCARGAR PDF


REFERENCIAS
Molina, O et al. (1998). ¿Por qué recordar? Buenos Aires: Editorial Granica.
Burns, D et al. (2010). What Works in Community Participation? United Kingdom: The Policy Press.
English Heritage. (2011). Knowing your Place. English Heritage Press. Recuperado de: Link